♠Medula


Estoy caminando
estoy explorando
el cristal quebrado
colgando de tus ojos,
cenizas perdidas
en un laberinto
arrastrado por la niebla,
pedazos inconclusos
de una vida arrojada,
un silencio espectral
me invade con prisa
nunca mas seremos fuertes...
la búsqueda se hace inútil,
cuando escondes al sol
en una caja que no respira
por si misma...






Intentas cargar la pared
sobre tus hombros,
pero ella te traspasa,
siempre vuelves
fracturado al hogar...





Nada anda bien,
las gotas humedecen
el equilibrio del alma...





El delgado papel
no atraviesa tus manos
el recuerdo no me
mueve el cabello,
solo tiemblo, ante la furia
de este tiempo
ya no me obsequias afecto...
el humo invade al cielo
encadenando nubes negras
el aire esta vez vence
desarma la estructura
tejida por tus dedos,
me voy encogiendo,
de terror al ver
a las algas,
estas no tienen intimidad...
pecera humana
de incomprensión,
donde un grito natural
muere con nosotros...






Intentas sosegar
la brisa inquieta,
pero ella escapa
rasgando tu espalda...






Nada anda bien,
mi medula,
no encuentra preservación
en tus huesos...

♠Hogar



El despertar y el anochecer
ya no son los mismos,
cuando el halo maternal no esta presente,
los dedos agitados ya no hurgan
pestañas sedosas,ya no envuelven
cabellos desvanecidos en la almohada,
las mantas calidas ya no te acogen,
solo queda un charco en la acera,
ahí se hunden tus pies pequeños,
se ensucia tu inocencia,
tras el umbral no transitan
los hombres de bien...






Las sombras de los árboles
ya no descansan en mi regazo,
solo el maltrato
golpea en mi ventana,
mi calma se va dilatando,
en una calle despedazada…






Escuchando tras la pared
el suave susurro,
el poco decir de tus palabras
solo el dolor
queda colgando de la herida,
hoy nadie puede socorrerte
de las garras de la madre monstruo,
el amor propio queda sepultado
en el silencio de la habitación,
mientras los ecos
de protección desaparecen...






Bajo el crepúsculo
de la férrea tarde,
bajo el insulto
de los pájaros…
se posa mi camino
de lágrimas secas,
hilillo de sangre, que cae
néctar de mi boca,
que sabe a flor moribunda…






Nadando bajo el mar negro de las emociones,
ningún signo positivo encuentras para ti
solo hoyos, solo tristezas
que se enredan en tu mirar,
como espinas que rasguñan
tus pupilas escarchadas,
ahí las lágrimas furiosas
escapan de tus ojos,
sometiendo a tus mejillas,
aprisionando al recuerdo
que la mente quiere olvidar…






Marionetas y juguetes
que encontré en un rincón
hermanos y hermanas
que nunca percibí
en mi refugio,
me abrazo a mi misma
para no sentirme sola…





Tu canto desolado
se pierde en la inmensidad,
tu tiempo se pervierte en batallas,
en luchas internas,
vagas tras la ciudad
fundiéndote en un sentimiento falaz,
pero de nada te servirá,
ya es hora de encogerte nuevamente;
tras la injusticia de la casa roja,
y tratar de soñar una vez más,
con futuros benevolentes…





La dermis de mi rostro
se endurece como una mascara,
me permite estar a salvo
de su indiferencia,
de sus muecas de burla
me permite martillar
esta locura rellena de clavos,
que llevo atravesada
en cada esquina de mi piel…







Pero aun no te das por vencida,
vas renaciendo de tu letargo,
aniquilando cada síntoma
que te arrincona en el pasado,
decides pelear para sobrevivir,
una vela se enciende en tu interior,
su fuego va quemando
cada vivencia errónea,
va purificando tu débil aliento…






El hogar oculto
entre las aguas del mundo
mi hogar belleza escondida
tras los suspiros de la hierba,
las nubes se agrupan sobre el techo
desalojando estrellas grises,
una lluvia diáfana rebota
alrededor de mi cuerpo…

♠Olvidado *Version Instrumental*


Me retuerzo
en las manos de mi hacedor
me encojo ante su grave llamado...
en sus uñas se incrementan
las esperanzas que el rasgo
de mi muralla infantil...







mi sentir se congela con su frialdad







las líneas borrosas
encierran pánicos,
en un punto de partida
en el cual creemos hallarnos
con nuestros sueños levitando
en un mismo amanecer...







el me arroja fuera de su abyecto destino








El latir inquieto
desgaja al tallo
ya no se yergue ante mi,
ni con un parpadeo,
ni con una lagrima...
no observo luz,
dentro de este túnel
donde nuestros
movimientos palidecen...







vago en el jardín incesante, no posee luciérnagas







el temporal recoge
la ultima caída de la hoja
en una grieta,
falsa ondulación de las piedras
al ahogarse bajo el agua,
la destejida sombra se acuna
en una misma urna...








nos musicaliza el aire dentro de su voz







Mientras el vientre
de la tierra se desarma,
junto a los cuerpos
usted presiente mi final
sabe que esta cerca,
cerca de su aliento...







mi corazón estalla en un puño desalmado